1141

{TURISMO / TURISMO}

De la yincana del vino, a la ruta de los guardaviñas

La Rioja Turismo invita a disfrutar de una treintena de propuestas sobre la cultura del 'Rioja'

El Rioja y la cultura del vino proponen más de una treintena de propuestas de las que disfrutar a lo largo del verano riojano. Así lo recoge la publicación editada por La Rioja Turismo -con una tirada de 6.000 ejemplares- que detalla más de 150 actividades relacionadas también con la naturaleza y la aventura, y la cultura y las tradiciones, y que tiene como objetivo dar a conocer a los riojanos y a todos aquellos que visitan la región la oferta de experiencias turísticas y culturales que acoge La Rioja durante la época estival.   

Y es que un día de verano es perfecto para realizar un agradable paseo. Por ejemplo, una ruta de cinco kilómetros por caminos rodeados de viñedos y con el espectacular monte San Lorenzo al fondo para conocer dos guardaviñas tradicionales edificados en el siglo XIX. La propuesta nace en Bodegas David Moreno de Badarán. Al regreso, el visitante catará diferen-tes vinos con un aperitivo campestre en el Guardaviñas de David, un lugar mágico rodeado de viñedos y con unas vistas asombrosas. En Bodegas David Moreno también se celebra la ‘Vin-cana, la Yincana del Vino’. La Vincana David Moreno es una aventura, un juego de enigmas, una experiencia alrededor del mundo del vino. El juego consiste en seguir pistas y resolver enigmas con un tema principal; el vino. Para resolverlos no necesitas ser un entendido en vinos, pero es im-prescindible participar y trabajar en equipo. La Vincana tiene como escenarios el calado de barricas, los viñedos y guardaviñas. La actividad está orientada al turismo familiar, a grupos de amigos y a todos los enoturistas apasionados de la cultura vinícola. Las pruebas y recorridos están adaptadas a las características de cada grupo.

 

Un juego alrededor del ‘Rioja’ proponen también en Bodegas Alvia, en Ventosa. El partici-pantes dispone de una hora para resolver acertijos y buscar pistas, y así poder terminar la misión antes de que se agote el tiempo. Es el juego de Escape Room Winners. Al finalizar, la actividad continua con una visita a la bodega para conocer el proceso de elaboración de Alvia y termina con una cata de vino Clásico de Rioja.

 

En Haro, por ejemplo, la Oficina de Turismo ofrece dos actividades todos los sábados hasta el mes de septiembre. Por un lado, el Juego de Cata: una cata de vinos planteada como un juego interactivo, didáctico y divertido en el calado de la propia Oficina de Turismo y, por otro, un taller Educativo Infantil, orientado hacia el público infantil, donde se desarrollan diferentes capacidades basadas en la creatividad en torno a la cultura del vino. Mientras que ‘El Verano en Viña Ane’, en San Vicente de la Sonsierra, propone una visita consistente en la explicación de los misterios de la  viticultura en una viña centenaria a pie de bodega, “sobre la elaboración de nuestros vinos en la bodega y, para finalizar, cata de tres vinos con un pequeño aperitivo”.

 

En Entrena, en la Finca Los Arandinos, el verano gira entorno a las actividades de campo y la gastronomía riojana.  La ‘Experiencia de Campo, Bodega y Menú Riojano’ permite la visita a la finca con explicación de los viñedos. (Garnacha vieja de 1930, Tempranillo, Blanco Viura de más de 50 años) y el recorrido por la bodega para conocer el proceso de elaboración. Además de disfrutar de un menú riojano en La Vinería (Patatas a la riojana + chuletillas) con cata de vino. La segunda de las opciones es ‘Experiencia de Campo y Almuerzo Riojano en La Chopera’ y supone un paseo con visita a fincas cercanas a la bodega (desplazamiento en furgoneta). Visita a Viña Alisos, Santa Ana (emparrado), El Molino (emparrado y vaso) y Mesilla (Blanca vieja) y el almuerzo riojano en el asador de La Chopera (embutido, chuletillas y vino en porrón).

 

En Logroño, los antiguos calados cobran aún mayor protagonismo en verano. Así, el calado de San Gregorio es el punto final de un paseo por el Casco Histórico de Logroño de unas 2 horas de duración, recorriendo la historia y los monumentos más emblemáticos de la capital: la muralla, el Camino de Santiago, los palacios, las iglesias monumentales y la concatedral de La Redonda. La visita finaliza en el Calado de San Gregorio, (del siglo XVI), una de las antiguas bodegas subterráneas de la ciudad.  Allí, el visitante descubre cómo era la elaboración tradicional del vino en La Rioja. Un segundo calado, en esta ocasión de propiedad privada, se ubica en la calle Mercaderes. La vista a este espacio permite al visitante adentrarse en el mundo de la elaboración del vino en un lugar que data del siglo XVI, situado en pleno centro histórico de la capital riojana.

 

También en Logroño se encuentra Bodegas Viña Ijalba cuya visita permite disfrutar de una explicación completa de cómo se cultiva el viñedo y el proceso de elaboración del vino siguiendo técnicas orgánicas. Un recorrido didáctico que comienza en el viñedo, ubicado en torno a la bodega y donde el visitante conocerá el trabajo vitícola que se desarrolla durante todo el año, siguiendo el mismo proceso que las uvas en la bodega, visitando los depósitos de fermentación y la sala de barricas.

 

Siguiendo en la capital riojana El ‘Rioja’ demustra que marida también extraordinariamente con el arte. En Bodegas Franco Españolas, por cuarto año consecutivo, se celebra el ya tradicional cine de verano que se reinventa en los patios y jardines de esta bodega centenaria todos los jueves de julio a partir de las 19:30 h. Música, gastro-bar y buen vino como teloneros de una noche de cine descaradamente clási-ca. 

 

En La Rioja Baja, en Aldeanueva de Ebro el verano llena de vida los viñedos y las cepas preparan las uvas para la próxima vendimia. “Qué mejor momento para visitar los viñedos y catar a la sombra en mitad de la viña, en las laderas de la Sierra de Yerga, un buen vino”. Uvas y Vino propone una expe-riencia combinada entre el viñedo y la bodega, descubriendo sus secretos, catando vinos y degustando productos riojanos. 

 

Sin salir de la comarca, en Alfaro, se celebra el 5 de agosto, la actividad Bodegas en la Calle, una propuesta que alcanza su VIII edición y que ya está consolidada dentro de la agenda turístico cultural del municipio. Las bodegas alfareñas acuden a la Plaza de España, entorno a la oficina municipal de turismo, donde presentan sus vinos. A través de la propia oficina municipal de turismo es posible participar adquiriendo copa y tickets para las catas.

 

También en el mes de agosto, Santo Domingo de la Calzada celebra el VI Maridaje de pinchos, vino y cerveza. Una extraordinaria posibilidad de aprender sobre la cata de ambas, así como de su armonización con las tapas. Mientras que en Badarán el 12 de agosto es protagonista el reparto del ‘preñao’ -pan con chorizo, más el correspondiente vino-, un acto que es el preludio de las fiestas patronales de la localidad El objetivo es dar a conocer los productos típicos locales acompañados por un exquisito aceite elaborado en la almazara del pueblo.

 

En septiembre la actividad se traslada a Arnedo donde se celebran las Jornadas Gastronómicas Menudos y Huertas. La cita es un homenaje a la sencilla y sabrosa cocina basada en los frutos de la huerta del Cidacos, en las carnes y pescados tradicionales y en la antigua idea de “aprovecharlo todo”, origen de la cocina de casquería. Los Menudos, la exquisita gordilla y esos platos, tan arnedanos y riojanos, como: patitas, callos, lecherillas, morcilla… Las jornadas cuentan además con degustaciones, catas, cocina en vivo… El visitantes tiene la posibilidad de probar esta rica cocina en miniatura, a través de los pinchos y cazuelitas con las que la hostelería arnedana participa en la Ruta de Pinchos ‘Menudos y Huerta’.

 

De regreso a la capital riojana, el Concurso Agrícola de La Rioja cumple 50 años. El 9 de sep-tiembre en la calle Portales de Logroño, los agricultores riojanos serán los protagonistas de una de las citas más tradicionales agrícolas del verano riojano. A partir de las 11:00 h en la Pla-za del Mercado comenzará la cata final del Concurso de Vinos de Cosecheros de La Rioja que este año celebra su 28 edición.

 

También en Logroño, Wine Taste Lover organiza una actividad que tiene como objetivo la cata de los vinos de ‘Rioja’ en los calados que antaño se utilizaban para elaborar y almacenar el vino. Una forma distinta de visitar La Rioja y conocer el ‘Rioja’, recuperando sus lugares emblemáticos y sus tradiciones.

 

Desde Bodegas La Emperatriz, en Baños de Río Tobía, invitan a descubrir un viñedo singular y único en Rioja. A través de un agradable paseo entre cepas el visitante aprederá porqué el viñedo es la clave para conseguir vinos de calidad, comprobándolo en la cata de algunos de los vinos más exclusivos de la bodega: Viura Cepas Viejas, Garnacha Cepas Viejas y Terruño. Después, será el momento de disfrutar de una terraza con vistas, una copa de vino, y unas tapas con productos de la tierra. Una ocasión para relajarse en plena naturaleza.

 

Por su parte, en Briones, el Museo Vivanco ofrece la posibilidad de acercarse y descubrir la Cultura del Vino a través de una visita guiada por el centro, certificado por la UNESCO como el mejor museo del vino del mundo. Desde vasijas de la antigüedad, prensas, hasta grandes obras de artistas como Picasso, Sorolla, Juan Gris, Warhol, o Barceló permiten vivir una experiencia con el vino como protagonista de una forma diferente, exclusiva e inolvidable. A través del Museo Vivanco el visitantes conoce de primera mano los procesos de elaboración del vino, rodeados de un extenso viñedo y de la Sierra de Cantabria. Del mismo modo, el centro oferta un Curso de Iniciación a la Cata de Vinos, una ocasión de acercarse al universo de aromas y sabores del ‘Rioja’. Y, por supuesto, en el Museo Vivanco no podían faltar las actividades infantiles. Los talleres ‘Vivanco Kids’ están diseñados para acercar la cultura del vino a los niños.

 

Si lo que el visitante busca es impregnarse de la historia del vino de ‘Rioja’ y retroceder en el tiempo, en San Asensio, en Bodegas Lecea -Best Of Arquitectura 2018 y Mejor experiencia Ecoturística Nacional te- ofrecen viajes a otro siglo recorriendo los calados excavados en la roca, 300 metros de cuevas laberínticas con vino en cubas de hormigón. En Bodegas Lecea es posible acercarse a la vieja elaboración en tinas y pellejos y brindar con su ‘Corazón de Lago’, e vino artesanal pisado. Y después, disfrutar de un paseo entre viñedos en carro de caballos. Un viaje al pasado, que además puede acompañarse con un menú rioja en el comedor de la bodega.

 

En Ollauri, Valenciso propone un año más sus experiencias de verano. Doce experiencias enoturísticas, eventos que unen artes con el mundo del vino desde su lado más placentero: pintura, cocina, música, yoga,literatura, arte, y por supuesto sobre el vino: catas ciegas, aro-mas, paseos a los viñedos, catas de vinos del mundo. Impartidas cada una de ellas por espe-cialistas en el tema, en un ambiente reducido y exclusivo.

 

Las actividades enoturísticas tienen continuidad en Cuzcurrita. En Bodegas Urbina se celebra el evento ‘De la floración al envero’. En una parcela experimental, la bodega cuenta con 29 variedades de vid entre las que se encuentran algunas de las más representativas del mundo y que mejor se adaptan a las condiciones climáticas de la zona. El visitante podrá apreciar el despertar de las cepas hasta la floración de estas pasando por todas sus fases: plena flora-ción, cuajado, grano tamaño guisante, cerramiento del racimo, inicio del envero y pleno envero. En cada espacio de la bodega se detalla el proceso de elaboración y en la cata comentada por el enólogo de la bodega se catarán los vinos jóvenes, blanco, rosado, crianza, reserva, gran reserva y de autor.

 

¿Y hacer un picnic entre bodegas? Si los has imaginado es posible. En Sojuela, Ojuel te invita a disfrutar del viñedo en pleno esplendor. “Te enseñaremos a distinguir las diferentes variedades de uva, joyas como viñedos octogenarios que lindan con el bosque, fincas jóvenes que cultivan variedades singulares como el tempranillo blanco… cómo se expresan en el vino y conoce la historia de un entorno excepcional”. Tras un paseo entre viñedos el visitante disfrutará de un picnic en pleno terroir, de la tierra al paladar. “Nuestros vinos son singulares, además de ecológicos (Ganadores de dos premios Gran oro en los Ecovinos 2018) y respetuosos con la naturaleza, expresan el alma de la zona. Los acompañaremos de productos artesanales para deleitar todos tus sentidos al más puro estilo campestre. En pareja, en familia, con amigos; ven a aprender mientras disfrutas de un día de verano entre viñedos”. 

Si la preferencia es recorrer una bodega copa en mano, Bodegas Altanza en Fuenmayor es una extraordinaria opción. A tan sólo diez minutos de Logroño, copa en mano los responsables de la bodega guían al visitante por las instalaciones estilo chateau y por sus jardines. La visita concluye con una cata-maridaje. Cuatro vinos y una selección de embutidos riojanos y el propio aceite de oliva de la bodega.

 

‘Catarte’ también celebra su edición estival. ‘Catarte’ es un evento que busca la promoción turística de Logroño, a través de un conjunto de actividades que ponen en valor el vino de Rioja, los productos gastronómicos de calidad y las propuestas de artistas; músicos y artesanos que forman parte de la cultura del vino en la ciudad. Estas actividades se enmarcan en un objetivo más amplio como es la promoción del casco Antiguo de Logroño dado que las actividades se desarrollan en el Espacio Lagares. ‘Catarte’, catas de vino de la DOC Rioja, maridadas con la degustación de productos gastronómicos y con las actuaciones de diversos artistas, músicos y artesanos.

 

Por su parte, ‘Alimentarte’ está dirigido a un público infantil. Un programa de talleres de cocina para niños de 4 a 12 años en los que se aprende a elaborar recetas tradicionales y el funcionamiento de la Plaza de Abastos de Logroño de una forma divertida y educativa. Al recoger a los niños, los padres podrán degustar las recetas elaboradas por sus hijos. Los talleres se celebran los sábados y son grupos limitados a 25 niños por sesión.

 

El desarrollo de la capital riojana a través de su relación con el vino y el comercio es el eje esencial de las Visitas Narradas por los Caminos del Vino. Partiendo de la Oficina de Turismo, el recorrido transcurre por la calle Bretón de Los Herreros, la Plaza de San Agustín, Teatro Bretón, el cruce con la calle Sagasta, calle Portales, la Plaza del Mercado, calle Mercaderes, Rúa Vieja, el Espacio Lagares y el Calado de San Gregorio, donde concluye con la cata de un vino de una de las bodegas de la ciudad mientras y la degustación de un pincho. El narrador que guía a los visitantes por los caminos del vino representa a uno de los burgueses de la ciudad. Relatará el inicio del siglo XIX, los avatares de la invasión francesa, el desarrollo de los mercados y la venta de vino al por mayor y al por menor en el siglo XIX en Logroño, la evolución arquitectónica y social de la ciudad, el teatro en Logroño, los grandes gobernantes del siglo, el cambio en la calle Portales, la transformación de la Plaza del Mercado, la calle Herrerías y Mercaderías, las bodegas, los calados y su transformación comercial, siempre a través de explicaciones rigurosamente históricas y veraces, pero tamizadas por el humor y mediante la creación de vínculos con el imaginario de los visitantes.

 

Una treintena de actividad que tiene como denominador común la cultura del ‘Rioja’ y la gastronomía riojana contempladas desde su historia y sus tradiciones. Un camino extraordinariamente atractivo para descubrir y conocer una región. Como alguien dijo… no existe modernidad sin una buena tradición./JM

Suscripción a la Newsletter Enviar