1295

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

'Flores sobre el infierno', la primera novela de Ilaria Tuti

'Flores sobre el infierno' es la primera novela de Ilaria Tuti y, desde su publicación, ha recogido muy buenos juicios tanto por parte de la crítica especializada como del público en general. Algo difícil en estos tiempos en los que parece que los críticos y el público suelen estar reñidos en cuando a suspense, thriller y superventas se refiere. Sea como fuere, es una novela muy interesante, muy bien escrita, con una trama sorprendente y muy bien hilada que me ha gustado mucho y que os recomiendo.

 

'Flores sobre el infierno' nos traslada hasta el norte de Italia donde aparece el cadáver de un hombre desnudo, con la cara desfigurada y los ojos arrancados. Es el primero de los que vendrán porque algo aterrador está ocurriendo en las montañas: un recién nacido ha desaparecido y una sombra misteriosa vaga por los bosques. El caso requiere de todas las habilidades de Teresa Battaglia, comisaria de policía especializada en perfiles criminales que, todos los días, camina sobre el infierno. Su mejor arma es la mente, pero últimamente la está engañando; su lucidez está en riesgo y la investigación, por tanto, también. Por primera vez en su vida, tiene miedo.

 

Teresa y el joven inspector Massimo Marini, llegado hace poco de la ciudad a este enclave montañoso, deberán llevar a cabo la investigación más difícil a la que se han enfrentado jamás: un caso que hunde sus raíces en los episodios más oscuros y estremecedores de la historia de este rincón milenario del norte de Italia: un infierno que aún sigue latiendo.

Esta novela, en ocasiones, sobre todo en su primera parte, me ha recordado a una serie de televisión francobelga titulada Zone Blanche en la que la policía de la pequeña localidad de Villefranche se enfrenta a una serie de asesinatos en una ciudad donde la tasa de homicidios es seis veces mayor que en el resto del país. Una serie con toques sobrenaturales donde la diferencia entre el bien y el mal no está tan clara como cabe suponer, cosa que también ocurre en 'Flores sobre el infierno', y en la que el inmenso bosque de la zona es, sin duda, un protagonista muy importante, pues es él quien guarda y calla, quien dice y escupe. Quien todo lo sabe y quien, a su manera, toma partido. Lo mismo ocurre en 'Flores sobre el infierno'. El bosque esconde secretos, muchos, y, aunque el motivo por el que los esconde difiere del de la serie, es un factor decisivo a la hora de resolver el caso al que se tiene que enfrentar la comisaria de policía Teresa Battaglia.

 

El personaje de Battaglia, al igual que el de las víctimas de este caso -sorprendente y muy original que Ilaria Tuti ha diseñado-, y del sospechoso, está muy bien perfilado lo que facilita que uno pueda sentirse identificado con ellos. Pero lo curioso es que, a menos es lo que a mí me ha sucedido, con quien más identificación he sentido no es con la comisaria o con otros personajes. No. Ha sido con el sospechoso. Me explico. Con su forma de ver el mundo, su vida, su situación… Ahí es, además, donde la maldad se difumina. Por lo menos la que le otorgaríamos directamente, sin mucho cavilar, a cualquier sospechoso de crímenes similares ya que uno se pregunta al leer este libro, sobre todo las partes dedicadas a un pasado que importuna, qué es lo que nos convierte en lo que somos y qué hace falta para que cambiemos por completo y nos volvamos diferentes. Tanto que seamos irreconocibles. Tanto que no seamos humanos como tales. Tanto que…

 

No os digo más porque, en realidad, bastante os he adelantado. Si queréis saber la verdad que esconde 'Flores sobre el infierno', que me imagino que sí, ya sabéis lo que toca. Hay que leer esta novela que a mí me tuvo muy enganchada durante días, hasta que la terminé con un cierto sabor agridulce, he de reconocer, pero no porque el final esté mal ejecutado, sino por lo que los humanos somos capaces de hacer./Verónica García Peña. Su última novela es 'La isla de las musas'



Autor: Verónica García Peña

Suscripción a la Newsletter Enviar