1413

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

'La vida verdadera', de Adeline Dieudonné

"En casa había cuatro habitaciones. La mía, la de mi hermano pequeño Gilles, la de mis padres y la de los cadáveres". Así de hipnótica y maravillosa empieza esta novela corta que es, sin duda, uno de los mejores libros que he leído en 2020. Una novela ácida e intensa sobre la vida, la familia, el maltrato animal y doméstico a través de los ojos —inocentes al principio, adolescentes después e incluso adultos a la fuerza— de una niña cuyo único objetivo en la vida es entender el tiempo para poder cambiarlo.

 

‘La vida verdadera’ fue el fenómeno literario de 2018 en Francia y no es de extrañar, ya que es una gran novela que sin duda os recomiendo. Se lee muy fácilmente —es muy corta—, se devora, en realidad, y gracias a una dosificación perfecta entre ternura, angustia y humor, se disfruta muchísimo. Ha sido distinguida en Francia y Bélgica con los galardones más prestigiosos.

 

En la década de los noventa, una niña de once años reside con su familia en la Demo, una lóbrega urbanización de «una cincuentena de chalets grises alineados como lápidas». En su casa hay cuatro habitaciones: la suya, la de su hermanito Gilles, la de sus progenitores y «la de los cadáveres», ocupada por los trofeos de caza de un padre cuyos imprevisibles ataques de ira han convertido a la madre, a los ojos de la niña, en una «ameba». El único apoyo afectivo de esta muchacha de imaginación desbordante, dotada de un talento innato para las matemáticas y la física, es el pequeño Gilles, de seis años. Juntos esperan cada día la llegada de la camioneta de los helados mientras juegan entre coches abandonados o visitan a Monica, una excéntrica cuentacuentos del vecino bosque de los Colgaditos. Un día cualquiera, sin embargo, un brutal accidente destruye su mundo y ya nada volverá a ser lo mismo.

Qué bueno es este libro. Está narrado de una forma rica, nada plana, y envolvente. Ácida y divertida, ‘La vida verdadera’ atrapa nada más comenzar su lectura por el tipo de historia que se nos narra, su fondo y su plano emocional, pero también por su forma y por cómo Adeline Dieudonné describe, crea y figura a los personajes, sobre todo el de la niña. Es magnífico. Una niña, además, obligada a crecer en un ambiente corrompido e insano en el que resulta sencillo sucumbir.

 

Es la primera novela de Dieudonné, y le auguro un gran futuro. Yo ya estoy deseando leer más obras de esta autora. Ha pasado a formar parte de mis nombres favoritos; esos que sin pensarlo recomiendas porque sabes que no solo es una sugerencia con la que los lectores disfrutarán, también aprenderán, sentirán y acabarán con ganas de más libros, de más literatura y eso, hoy sobre todo, es tan difícil de lograr que solo por ese motivo ya se merece un sitio privilegiado en nuestra pasión lectora. Una novela arrolladora que empieza como un cuento y que esconde una historia tan profunda y dolorosa, a la vez que ingeniosa e hipnótica, que te abraza y no te suelta, y que permanecerá contigo después de cerrar el libro. Maravillosa./Verónica García Peña, su última novela 'La isla de las musas' ya está en todas las librerías.



Autor: Verónica García Peña

Suscripción a la Newsletter Enviar