1821

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

'Los adictos'

‘Los adictos’, de Paolo Roversi, es una novela considerada ‘giallo’, que es un género italiano de literatura y cine del siglo XX asociado con el ‘thriller’. Así es como se considera en Italia. En cambio, nosotros, desde fuera, lo asociamos a una mezcla entre suspense y terror, pero con toques ‘slasher’ (subgénero del cine de terror derivado de la palabra ‘slash’, «cuchillada», que se caracteriza por la presencia de un psicópata que asesina brutalmente a adolescentes, aunque no siempre, que se encuentran en lugares aislados). Dicho esto, ¿cómo no leer un libro ‘giallo’? Ya sabéis que la curiosidad es la mejor llave para aprender y descubrir nuevos mundos, y me apetecía conocer este género. No había leído hasta ahora nada ‘giallo’. Lo más parecido, dentro de un género más próximo al suspense/terror ‘slasher’ sería “Las supervivientes” (Riley Sager).

 

Es una novela que transcurre en dos tiempos diferentes. Por un lado, en la víspera de Navidad de 1994, siguiendo la señal de una bengala disparada en un bosque de Offenburg, Alemania, es hallado el cuerpo de un hombre en la nieve. Ha sido degollado y tiene ambas manos amputadas. Por otro, en la actualidad, Rebecca Stark es una brillante psiquiatra de Londres que ha desarrollado un innovador sistema para sanar obsesiones.

 

El método Stark es tan efectivo que uno de sus pacientes, el magnate ruso Grigory Ivanov, decide confiar a Rebecca la gestión de Sunrise, la primera de una serie de clínicas de vanguardia dispersas por todo el mundo que ayudan a las personas a curarse de cualquier adicción. Después de una campaña publicitaria que da la vuelta al planeta, se abre el primer centro en Italia, en Puglia, dentro de una antigua casa de campo restaurada, rodeada de campos y olivos.

Entre los cientos de solicitudes que llegan para entrar en Sunrise, son seleccionados siete candidatos de diferentes países. Al principio de la terapia todo parece ir de la mejor manera posible, pero pronto algunos pacientes desaparecen misteriosamente.

 

Como veis, se trata de una novela contada a dos tiempos que se irán intercalando, pero será la historia relacionada con la actualidad la que tenga más peso y, a medida que nos vayamos adentrando en la ficción y nos acerquemos al desenlace, muy cinematográfico, la segunda historia, la del pasado, prácticamente desparecerá.

 

Es un libro sencillo que bien podía ser un guion de una película de terror porque es esa parte, la terrorífica, la que más destaca. Una novela en la que nos adentramos en el lado oscuro de la psique humana con un lenguaje muy despejado, agresivo incluso, que hace que la trama se tense y se lea en un visto y no visto. Su lectura es muy rápida. Sospechas y dudas sobre unos y otros que, si bien a un buen aficionado del cine de terror de serie B quizá no sorprenda, le hará pasar un buen rato.

 

De verdad os digo que sería una buena película de sustos, intriga y miedo, de esas en las que no sabes quién de todos es el asesino, porque está claro que uno de ellos se dedica a matar a los otros, pero en la que intuyes que a la vuelta de la esquina, en este caso de la página, habrá un nuevo sobresalto, quizá un crimen.

 

Un ‘giallo’ muy ‘slasher’ en su tramo final, entretenida, donde la cercanía del desenlace precipita los acontecimientos quizá en demasía, y hace que el pasado y el presente se fusionen para acabar de la manera más característica de este tipo de género./Verónica García Peña, su última novela 'La isla de las musas' ya está en todas las librerías.



Autor: Verónica García Peña

Suscripción a la Newsletter Enviar