1075

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

Como el amor en inglés

Hace ya un tiempo ella me dijo que había dejado de creer en el amor. Había dejado de creer, decía, porque no tenía motivos para hacerlo. No se puede querer sin motivo, pero no hay motivo más bonito que el de querer vivir. Siempre hay gente que piensa que lo sabe todo a cerca del amor, pero precisamente consiste en lo contrario, en un cúmulo de contradicciones: En no tener ni puñetera idea de nada, pero ser feliz. El amor no es saber, ni entender, ni pensar, el amor es otro verbo diferente. El amor no son palabras, son hechos. No son imágenes en las redes sociales, son gestos en la vida real. El amor no es un buenos días y un buenas noches por rutina, es hacer lo posible por que la otra persona tenga realmente una buena noche o un buen día. El amor no es una necesidad, sino una elección, pero una elección que no se hace con la cabeza sino con el corazón. Es un pudiendo vivir sin ti quiero una vida contigo. Y en el amor cabe el miedo, no el reproche. Cabe el vértigo, no el rencor. Caben las dudas, no la desconfianza. Y no se concibe sin respeto, admiración y tolerancia. Ni sin dolor. Porque cuando lo pierdes, o temes perderlo...eso sí que duele. Claro que duele. Te desgarra el alma en pedazos haciéndote sentir tan vacío por dentro que hasta suenas a eco mientras respiras. Y lo más triste de todo es que a veces no nos damos cuenta de que lo sentimos, de que lo llevamos en nuestro interior, hasta que corremos el riesgo de perderlo. Así que toma aire, camina, y continua hacia adelante. Su nombre empieza como el amor en inglés. Aunque solo sea por eso, algo tendrá que salir bien./Raquel Villar



Autor: Raquel Villar

Suscripción a la Newsletter Enviar