1373

{ENTREVISTAS}

'Con 'Oreina' quería exponerme y ha sido la experiencia más experimental y radical de mi filmografía'

Koldo Almandoz recibió el Premio Irizar en la 66 edición del Festival de Cine de San Sebastián

El viernes, 5 de octubre, se estrena en Logroño 'Oreina', segundo largometraje del periodista y cineasta donostiarra Koldo Almandoz con el que ha competido en la 66 Edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián en la sección de Nuevos directores con excelentes resultados de crítica y público. Cine sutil e intimista que funciona desde la profundidad de sus silencios y mece al espectador en la melancolía de sus aguas tranquilas. Conversamos con Almandoz para profundizar en las claves de este trabajo que le ha hecho merecedor del Premio Irizar al cine vasco dentro del palmarés del Zinemaldia./Isabel Ribote

 

SPOONFUL.- Lo primero de todo, felicitarte por el flamante galardón y las buenas sensaciones generadas en los pases de 'Oreina'. ¿Has tenido ocasión de disfrutarla como un espectador más durante el Festival y, en tal caso, cuáles han sido tus sensaciones al ver tu trabajo final en la gran pantalla?

Para ser sincero no he podido disfrutar nada del Zinemaldia ni de la película. Con 'Oreina' tengo todavía una sensación de falta de perspectiva. Sigo en esa fase en la que todavía soy autocrítico con el trabajo realizado y no consigo dejarme llevar por la corriente. Creo que en cuanto pase esta fase de saturación que llevo con la película y las aguas vuelvan a estar en calma disfrutaré más de lo hecho.

 

S.- Tus trabajos anteriores se definen por una libertad creativa que no responde a un modelo de guion, ni historia convencional. ¿Te has sentido cómodo durante el desarrollo de este proyecto, de una manera natural, o has tenido que hacer un esfuerzo adicional para llevar a cabo una película más abierta al gran público?

Para mí ese era el gran desafío con esta película. hasta ahora he hecho trabajos más al margen. Estar al margen te da más libertad y en cierta manera te pone un escudo ante la crítica. Con 'Oreina' la idea era acercarme al cine convencional, exponerme. demostrarme ante todo a mi mismo que soy capaz de hacer una película de este tipo. Por decirlo de alguna manera y aunque parezca paradójico, ha sido la experiencia más experimental y radical de mi filmografía hasta ahora

 

S.- A raíz del estreno en salas de 'Oreina' hemos leído comentarios en redes sociales que se quejan del forzado doblaje al castellano de la película ¿Consideras positivo someter a doblaje una obra cinematográfica con la finalidad de llegar a un mayor número de espectadores?

No soy defensor del doblaje. Si por mi fuera no se doblaría ninguna película. Pero por otro lado España es un país en el que si no doblas no aparece en la sala de cine ni el proyeccionista. Por lo tanto ni me gusta ni lo defiendo. Pero lo acato. Entiendo el cine como una sinergia de complicidades. Autores, productores, distribuidores (Txintxua films y Golem en estecaso)…, sin ellos no hubiera podido hacer la película y se que siempre han jugado a favor de la misma. Por lo tanto me parece de justicia por mi parte ceder en algunos aspectos.

 

S.- Durante los últimos años y a raíz de la buena acogida de cintas como 'Loreak', 'Amama' o 'Handia', existe una tendencia por parte de los medios de comunicación a etiquetar todo lo producido en Euskadi bajo el paraguas de nuevo cine vasco. ¿Crees que esta situación abre las puertas a una mayor difusión o, por el contrario, limita la proyección del creador individual?

Agradezco la pregunta porque se da por hecho que es positivo y no se plantea nada más. Está claro que en cuanto a producción y difusión crear un sello, una etiqueta, da imagen de marca. Pero yo por mi parte, me siento más cercano a otro tipo de cine. No porque me parezca mejor o peor, si no por la forma de acercarse a la experiencia cinematográfica. Yo me siento más cercano a cierto tipo de cine catalán, gallego o andaluz… por no hablar de cierto tipo de cine francés, escandinavo u oriental antes que al vasco. La verdad es que entiendo el cine como algo completamente opuesto a las identidades. Pero soy consciente que no voy a poder escapar de la referencialidad de los trabajos antes mencionados.

S.- La presentación de los protagonistas de la película ocupa una buena parte del metraje del film y se desarrolla con un mimo digno de un autor enamorado de la profundidad de sus personajes. ¿Hasta qué punto están inspirados estos en personas o situaciones reales?

Creo que cada uno de ellos responde a un arquetipo, pero el esfuerzo que hemos realizado es precisamente en dotar a esos arquetipos de una personalidad propia. De una psicología particular, haciendo que rompan el cliché y lo que se espera de ellos. Una persona puede ser furtiva y delinquir, ser homófoba, por ejemplo, y a su vez tener capacidad para la solidaridad con el que viene de fuera. Los personajes son como creo que somos las personas, capaces de lo bueno y lo malo a la vez. Por una parte quiero a estos personajes, pero eso no quiere decir que les perdone todo.

 

S.- ¿Durante la escritura del guion, ya pensabas en Patxi Bisquert y Ramón Agirre para interpretar a los dos hermanos enfrentados? 

En Patxi Bisquert sí. El subconsciente seguramente me inculco la imagen de Tasio mientrás escribía el guión. Fue una película que me marcó al verla en mi adolescencia. Por primera vez ví en el cine un paisaje y una gente reconocible. Pero no sabía ni donde andaba ni si seguía trabajando. Afortunadamente lo encontramos y dijo que sí. En cuanto a Ramón Agirre, había trabajado antes con él y siempre me ha parecido un actor que si le sacas de su vena más de comedia tiene mucho que ofrecer en este otro tipo de papeles. 

 

S.- Las localizaciones, la fotografía y la música en 'Oreina' son una parte fundamental de la película, sin desmerecer la excelente de interpretación de los actores ¿Hasta qué punto te has implicado en ellas?

Parto de la base de que localizar es igual de importante que encontrar a los actores adecuados. Las localizaciones marcan mucho como va a ser la película. En este caso, la cambió totalmente. Localizando surgieron nuevas secuencias y por lo tanto desaparecieron muchas que estaban en el guion. La fotografía y el sonido son muy importantes en la peli. Yo quería que no fueran esteticistas. Una cosa es que el entorno que nos rodea sea impresionante… eso va a quedar en pantalla…lo que no hemos buscado es hacerlo todavía más bello. No forzarlo. Toda la peli está rodada con cámara al hombro y trípode. Sin grúas ni drones,… En cuanto a la música. en un inicio yo quería una peli sin música. Más tarde vi la necesidad de que la música nos sumergiera en el río y creara esas atmósferas más oníricas donde el tiempo y espacio casi desaparecen. les marque a Elena e Ignacio ciertas pautas y les mencionaba conceptos como movimiento, líquido, desolación,… para que ellos trabajaran… y este ha sido el resultado.



Autor: Javier Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar