1655

{ENTREVISTAS}

'Me parece importante sabernos frágiles para construirnos desde ahí'

Blanca Ortiga expone 'Inertia does not exist' en el IRJ. XXXIII Muestra de Arte Joven de La Rioja

Blanca Ortiga nunca responde a botepronto. Se regala unos segundos para pensar con detenimiento cada respuesta. Una actitud que quizá devenga del propio proceso creativo en el que ha estado inmersa a lo largo del último año. Una reflexión artística en la que contrapone ‘insistencia e inercia’ y subraya la posibilidad de parar o continuar en movimiento como un acto de subversión. Bajo el título ‘Inertia does not exit’ se revela un trabajo galardonado en la XXXIII Muestra de Arte Joven de La Rioja -en la modalidad de profesionalización artística- y que ha contado como tutora con la directora de la Escuela de Diseño de La Rioja, Mónica Yoldi. El cemento, el caucho y la luz son los materiales principales con los que ha moldeado sus obras Blanca. Fotografía y vídeo completan la exposición que acoge hasta el 2 de noviembre el Instituto Riojano de la Juventud.

 

El suelo del IRJ ejerce de pantalla. La película muestra a una mujer saltando. Brinca por espacio de doce minutos aproximadamente. Blanca Ortiga describe la actitud como insistencia y no inercia. “Vemos a la mujer que salta y actúa por repetición hasta quedar exhausta. Tiene que decidir saltar; el siguiente salto viene por insistencia y no por inercia. Sucede de la misma manera que con las construcciones sociales”.

 

SPOONFUL.- ¿Qué es ‘Inertia does not exit’?

Es un lugar para pararnos a pensar, para a mirar a nuestro alrededor y observar cómo construimos el mundo que nos rodea, sus normas, nuestras dinámicas cotidianas y acercarnos a la posibilidad de parar o de retomar movimientos, la posibilidad de subversión. Y ese pararnos a pensar hacerlo desde un lugar de ahora. No desde un lugar teórico, sino desde la potencia de los cuerpos ahora con sus fragilidades.

 

S.- En tu proceso creativo utilizas materiales como el caucho o el cemento, pero también otros como la luz…

La luz está pensada en esta instalación desde la idea de la interrupción. Interrumpir el movimiento, interrumpir la inercia, interrumpir las dinámicas de vida. Tiene que ver con interrumpir esa corriente continua y ver qué pasa ahí.

 

Frente al juego de tubos fluorescentes que dan forma a una de las obras de ‘Inertia does not exit’, Blanca detalla que le interesa la idea de parpadeo. “La posibilidad de parar, la necesidad imperiosa que sentimos de parar. Vamos corriendo a todas partes. Tenemos que parar y tomar posición. Es preciso detenerse a pensarnos”.

 

S.- …el caucho, el cemento, la luz, ¿los utilizas como metáforas de algo más?

…no… igual todo lo contrario, los percibo como materia. La metáfora es una idea que nos remite a otra idea, y en ‘Inertia does not exit’ la propuesta es observar la materia en sí, las cualidades de la materia. Investigar como el caucho puede tensarse y comprobar cuál es su límite y que ocurre, qué peso puede soportar, o qué sucede cuando el cemento impacta y se rompe; dónde se encuentra esa relación entre la fragilidad y la solidez. Del mismo modo, observar como el cemento puede amoldarse a otros cuerpos. ‘Inertia does not exit’ tiene que ver con la propia materialidad, más que ser una metáfora.

 

Los bloques de cemento que ocupan la sala del IRJ se muestran trabajados, lijados, quebrados algunos. “Del cemento me interesaba cómo se hace sólido, pero al mismo tiempo cómo depende la forma en que ha sido trabajado para poder formar parte de la estructura de un edificio o tener un solo golpe. Me atrae la contraposición de solidez y fragilidad. Los cuerpos y la vida contemporánea. Fragilidad y solidez. Los cuerpos en juego como afectos”.

 

S.- … utilizas los materiales para hablar de otras cosas…

Sí, los materiales se van expresando y permiten que observemos sus cualidades y desde ahí vamos extrayendo una lectura. Es la forma en que he planteado el trabajo, luego la experiencia de cada espectador va construyendo su visión y su percepción.

 

S.- Te apuntaba la percepción de que ‘Inertia does not exit’ habla de muchos más que las cualidades de los materiales porque al escucharte describir tu trabajo resulta difícil no realizar analogías con la sociedad de hoy en día…

… -se ríe- …, es posible, pero yo no he dicho nada. Quizá, luego, en la lectura que cada uno realiza puede extrapolarse. Un caucho estirado hasta el límite es un caucho estirado; un bloque de cemento extraído del proceso de construcción es eso, un bloque de cemento. ¿Qué sucede? Que de ahí nosotros podemos extraer ideas porque al final vamos leyendo el mundo. A mí la lectura que me interesa es la que se realiza desde la experiencia. Es decir que podemos leer el mundo desde las tripas más que desde una posición intelectual. También soy consciente de que existen dificultades para aproximarse al arte contemporáneo de esa manera porque todo requiere de un entrenamiento.

 

S.- …incluso en ‘Inertia does not exit’ parece existir cierta crítica social. La inercia como espejo de las convenciones sociales…

Tiene que ver con cómo entendemos la experiencia cuando estamos ante un proceso artístico. Creo que cuando enfrentas esa experiencia a una obra de arte te devienen preguntas, te deviene tu propia posición y cuando eso ocurre es maravilloso porque se ha establecido una experiencia y ahí siempre hay un proceso de encuentro.

 

S.- El propio título de la exposición -‘Inertia does not exit’- niega el dejarse llevar. Incitas a cierta rebeldía contra la inercia.

Subversión más que rebeldía, pero creo que es aún más importante la idea de parar, a la que me refería antes. Parar y desde ahí, desde ese punto, mirar. Cuando paras y miras tienes la capacidad de tomar decisiones. Personalmente en mi vida necesito parar. Es algo que desde el feminismo se ha puesto muy en jaque, la relación entre las construcciones sociales y las leyes naturales. El título viene por ahí, por la idea de poner en jaque eso que muchas veces llamamos natural. ‘Inertia does not exit’ es un acceso para generar preguntas.

 

Las tiras de caucho que recorren las paredes de la sala de exposiciones del IRJ se muestra deformadas. “Del caucho me interesaba investigar sobre la tensión de los cuerpos. ¿Qué genera esa tensión llevada al límite? Desgarros, pérdida de la capacidad flexible, pérdida de la capacidad de regreso a la forma original, rotos, deformaciones. Además, el caucho me permitía investigar sobre la capacidad de sostener otros cuerpos, otras piezas. A través del trabajo con el caucho he comprobado que como material en tensión genera cambios que forman parte de las cualidades del propio material”.

 

S.- El cemento lo percibimos como un material sólido, resistente. Pocas personas lo imaginan de entrada como un elemento fracturado…

… sería verlo como un fracaso…

 

S.- … quizá, pero en tu trabajo… ¿puede entenderse también como optar por un camino no habitual, como salirse del camino marcado?

Sí, puede ser. Ese material que habitualmente lo vemos como un elemento constructivo y lo asociamos a determinadas cualidades, pero que también ofrece otras posibilidades. En el caso del cemento, por ejemplo, depende de cómo lo trabajes. Me parece muy interesante observar esa relación entre lo sólido, que no duro, y la fragilidad. En ese planteamiento se generan para mí muchas posibilidades, muchas asociaciones, muchos lugares que asocio desde lo cotidiano, desde lo sociopolítico, pero en lo que me centro es en trabajar esa materia. Me centro en los diferentes cuerpos generados a través del cemento. Me centro en el trabajo de taller y sé que eso genera preguntas que me interesan muchísimo. Me centro en la materialidad. ¿Qué surgen preguntas? Es inevitable.

 

S.- Hablas también de afectos…

Sí, me parece que cuando hablamos de subversión me parece que hay que contemporizar. Muchas veces asociamos la subversión a una posición dura, fuerte, pero creo que ya no estamos en ese lugar. Creo que hay que pensar en los cuerpos cansados, en los cuerpos fragmentados, en los cuerpos diversos, con diferentes fragilidades, construidos… Creo que es preciso pensar desde ese punto, en vez de que la subversión necesite esos cuerpos fuertes, sino observar las posibilidades de cada cuerpo. Siempre se dejaba fuera de la subversión los afectos, algo que está muy unido con las fragilidades de los cuerpos y me parece algo importante a conocer. Me parece importante sabernos frágiles para construirnos desde ahí.

 

S.- Contrapones insistencia a inercia.

Relaciono la posibilidad de tener consciencia de una repetición y la omisión de la posibilidad de decidir.

 

S.- Es la idea de dejarse llevar o tomar partido. La mujer que salta en el vídeo de la exposición decide saltar. ¿Tomar partido es un acto de valentía?

No le daría una postura de blanco o negro, ni de valores asociados. Hay momentos en que merece la pena detener la inercia y pensar, pero no creo que se trate de una posición valiente. “Romper con la inercia es una posición valiente”, pues a lo mejor no. Hay que ver cómo y cuándo la empleamos y cómo y cuándo debemos pararnos y pensar. Sin heroínas.

 

S.- … pero los materiales de ‘Inertia does not exit’ muestran cualidades que no se espera de ellos…

Muestran todo el catálogo de sus cualidades. Estamos acostumbrados a verlos de una forma y manera y, a lo mejor, esos cuerpos tienen otras posibilidades que merece la pena atender o, al menos, saber que existen.

 

S.- Has estudiado también Ciencias Políticas ¿Hay relación entre la política -no lo que los políticos dicen que hacen-, sino la política como concepto, como idea, y la creación artística? ¿Y en concreto con tu obra?

No existe lo apolítico, es físicamente imposible. Todo está situado dentro del espectro de lo político, no de lo partidista, sino de lo político. La disposición de la planificación urbanística, el diseño de interiores de las casas, el tráfico, todo. Todo lo que podemos observar, el diseño de ropa, todo, y el arte también. No hay nada que pueda abstraerse, de lo que hablas y de lo que no hablas, con lo que trabajas y con lo que no trabajas, todo es política.

 

S.- ¿… y en el arte, que prima, que es más importante, significado o estética?

No lo sé. Es el debate sobre el arte contemporáneo y sobre si se entiende o no se entiende. Creo que tiene que existir un valor, un peso, desde el campo de las artes, de la creatividad. ¿La relación con el significado? En ocasiones es más nitido y otras menos, en otras está menos construido. Existe tal variedad de posiciones artísticas que no puede existir un único posicionamiento. Para mí lo importante es la experiencia ante una obra, cuando estás en un marco expositivo o cuando estás trabajando en tu proceso creativo. La relación con el arte depende de mis experiencias previas junto a la suma de las que percibo frente a una obra.

S.- Da la impresión al escucharte que disfrutas más durante el proceso creativo que a la hora de exponer…

En el trabajo de taller me lo paso muy bien. También hay momentos malos cuando no encuentras cómo resolver algo. En el proceso de exponer y compartir la obra me surgen preguntas como qué se ha quedado en el camino o cómo poner en relación las piezas.

 

S.- ¿Qué te ha llevado a dedicarte a la creación artística?

Lo que me llevó no lo sé; sé que lo que mantiene ahí es la relación que se genera entre el proceso artístico y yo, un proceso que genera encuentros, tensión, acercamiento… Es una relación/tensión que me parece excitante. Desde los procesos artísticos se generan preguntas, formas de entender el mundo, formas de estar y poder mirar que no consigo desde otros ámbitos de conocimiento.

 

S.- ¿Te inspiran otras disciplinas artísticas?

Sí, por supuesto. Provengo de las artes escénicas y eso me inspira muchísimo porque aprendo a pensar los cuerpos desde otros lugares. Me inspira la escritura de las propias artes escénicas, la filosofía o las intelectuales francesas de los años cuarenta o sesenta, la literatura crítica…

S.- ¿Siempre, desde pequeña, eras creativa?

 Hace poco leer leí una entrevista en la que le preguntaban a un dibujante cuándo comenzó a dibujar y él respondía: “¿Y tú, cuándo dejaste de dibujar?”. ¿En qué momento dejamos de tener relación con otras posibilidades de construir pensamiento? … igual nunca he dejado de dibujar… es esa relación/tensión del que hablaba antes y que me parece un lugar divertido.

 

S.- Todos tenemos un punto creativo

Es que no creo en la idea de don. El concepto del don, del talento, creo que ha sido muy negativo. Creo que la creatividad es músculo y hay que ejercitarlo. Es una práctica. La persona que lee muy rápido no tiene un don, lo que sucede es que ha leído mucho.

 

S.- … Vaya, así que no hay musas…

No, musas desde luego no hay.

 

 S.- …también hay quien quiere desterrar las humanidades, la filosofía o el arte, de lugares como las universidades….

Claro, esas actitudes están dentro de lo que decías antes, todo es política. Las artes lo que proporcionan es otra forma de construir conocimiento. Desdeñar el arte a otro lugar que tiene que ver con el entretenimiento o el ocio anula la capacidad de construir conocimiento. Quienes defienden esas posiciones suelen hablar en términos de riqueza, de crecimiento del PIB y aunque digan que no, el arte sí crea riqueza y contribuye al PIB. Pero es que además de hablar en términos financieros, el arte, la cultura, construye conocimiento.

 

S.- ¿Se puede vivir del arte?

Creo que es muy difícil. Creo es preciso compaginar proyectos, relacionados con el arte, pero no exclusivamente a través de la creación artística.

 

Una fotografía completa ‘Inertia does not exit’. Muestra un torso y unas piernas hasta la rodilla. “Existe una relación -destaca Blanca- entre postura y posición, entre gesto y movimiento. Una posición tiene muchos matices, tiene una fuerza de la que la postura carece. El gesto por su parte es el detonante del movimiento -invita al movimiento y, por lo tanto, también a parar. Si congelamos ese instante tenemos el gesto que revela posición”. Te detienes o continuas, decídelo. La inercia no existe./Javi Muro

 

 

 



Autor: Javier Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar