1499

{CULTURA / CINE}

'El papel de Ana en 'Akelarre' es un regalo para una actriz le permite mostrar todas sus facetas y recursos'

Amaia Aberasturi protagoniza 'Akelarre', su interpretación maravilló en el festival de San Sebastián

Amaia Aberasturi, protagonista esencial de Akelarre, única cinta nacional que compitió en la sección oficial del recién clausurado Festival de cine de San Sebastián, contesta a nuestras preguntas inmersa en pleno proceso de promoción de la fantástica cinta.

 

La película nos traslada a una pequeña aldea del País vasco a principios del siglo XVII. Los hombres parten al mar en busca de sustento mientras las mujeres de la región asumen su ausencia intentando mantener la alegría a pesar de las duras condiciones de su día a día. Ana es una joven humilde y soñadora con ansias de celebrar la vida. Es una líder entre las muchachas del pueblo, les cuenta historias, las hace vibrar y las invita a fundirse con la naturaleza agreste que las rodea en una realidad orgánica que las ata a la tierra que habitan. Los primeros compases de su recién estrenada juventud se dan de bruces con la sucia mente de los inquisidores que llegan a la aldea en busca de brujas con la intención de purificar una región que consideran impía y hereje./Isabel Ribote

 

SPOONFUL.- Hay una energía especial, casi mágica en 'Akelarre'. La hermandad entre las jóvenes amigas sobresale por encima de los acontecimientos que nos muestra la película. ¿Cómo vivisteis esa experiencia las actrices?

Era fundamental representar esta energía en pantalla, que se pudiera palpar. Ya desde el casting en el que algunas de las actrices ya sabíamos que formaríamos parte del proyecto se forjó una especial amistad que se fue fortaleciendo a medida que se incorporaban el resto de las actrices del reparto. Hemos compartido mucho tiempo juntas desde el inicio de los ensayos previos, la creación de las coreografías y el propio rodaje. El set de rodaje fue un lugar para el hermanamiento y eso se puede ver en la pantalla. Estas actrices son Garazi Urkola, Irati Saez de Urabain, Jone Laspiur, Lorea Ibarra y Yune Nogueiras y seguimos manteniendo el contacto tras toda esta aventura en común.

 

Con la actriz que hace de María, mi hermana en la película, esta energía era todavía más especial. Se trataba de mostrar matices en las miradas, en los gestos, ya casi no hacía falta hablar entre nosotras para comunicarnos y poder expresar todas las emociones que requería la película. En ese aspecto, el trabajo fue muy bonito y la fuerza de esa complicidad todavía perdura entre nosotras.

 

S.- ¿Cuáles han sido tus sensaciones al ver la película? ¿Cómo te sientes al ver tu trabajo en pantalla?

Pues lo cierto es que todavía no la he logrado ver como mera espectadora. Me resultó impresionante verme tan grande en la pantalla, esos primeros planos, las escenas más intensas, debo reconocer que fue toda una experiencia a la que nunca antes me había enfrentado. En ese sentido, creo que me harán falta unas trescientas veces de visionado, al menos, para poder relajarme hasta el punto de separarme de la inquietud de observar detalles y evaluar cada momento de mi actuación. Pero quiero llegar a poder establecer esa distancia necesaria para poder verla como espectadora porque pienso que es una película preciosa que se disfruta de principio a fin.

 

S.- ¿Cuáles fueron tus pensamientos ante la lectura del guion en el que tú eres la principal protagonista?

Al principio mi personaje se iba a llamar Amaia, como yo, y ya desde la lectura de la segunda página del primer borrador ya sentí que me mimetizaba con el personaje. Sentí una conexión muy especial desde el primer momento. 

 

El personaje de Ana tiene un arco muy potente y rico que pasa por muy distintos momentos en los que se refleja la alegría entre las amigas, aunque sepan que nada bueno les puede ocurrir en sus circunstancias, pero desde el punto de vista de Ana, su personaje transita por momentos muy complejos, estados de incertidumbre, de miedo que solo ella debe asumir y se siente responsable de los acontecimientos a los que se ven abocadas todas. 

 

Este papel es un verdadero regalo para una actriz a la hora de darle la oportunidad de mostrar todas sus facetas y recursos para sacar adelante el magnetismo de la personalidad de Ana, sus miedos y su frustración, pero también la valentía y la libertad por encima de los obstáculos que surgen en su camino. 

 

Además, ha sido un orgullo el poder llevar a cabo un papel que representaba tan bien la cultura vasca, mi pueblo, la esencia del país vasco, las costumbres, los lugares. Ha sido un verdadero placer tomar parte en este proyecto, estoy encantada con el resultado. Aunque debo confesar que el proceso de rodaje fue muy duro, muy intenso, porque como tú comentas estoy en prácticamente todas las escenas de la película y en las que no estaba, también tenía que estar preparada y presente para todas las secuencias, porque tarde o temprano participaba en ellas.

 

Son muchas horas de cansancio acumuladas, de falta de sueño que al final pasan factura, pero el equipo fue estupendo y lo volvería a hacer las veces que hicieran falta.

 

En cuanto al resto del equipo de actores la relación con todos fue extraordinaria. Destacar el placer que para mí ha significado las escenas compartidas con Alex Brendemühl, es un actor que solo con verle, sabes por donde ir, te conduce sin forzar, es generoso y un enorme profesional. La experiencia, al margen del agotamiento y la dureza del rodaje ha sido extraordinaria.


S.- Aunque estás en plena promoción de la película, no podemos dejar de preguntarte por tus futuros proyectos. Además de abordar trabajos para la televisión y el cine, ¿te ves como actriz de teatro en el futuro?

Tenía un rodaje pendiente en el mes de septiembre que he tenido que dejar pasar por culpa de una lesión en la pierna fruto de una caída de caballo. Lo cierto es que ahora, estoy en un momento en el que tengo todas mis energías puestas en recuperarme físicamente para seguir actuando. Espero que en diciembre pueda estar totalmente recuperada y seguir adelante con mi carrera. Me encanta actuar tanto para el cine como para la televisión, es algo que tengo claro, y con respecto al teatro, si viene, también le diré que sí, no voy a decirle a nada que no, aunque de momento quiero seguir centrada en el cine y la televisión. Me apasiona la interpretación y espero seguir encadenando nuevos rodajes en estos dos campos.

Suscripción a la Newsletter Enviar