4395

{CULTURA / EXPOSICIONES}

Seductores de la materia, la luz y el límite fronterizo

Demetrio Navaridas expone 'Existencia Umbral' en la Sala de la UNED de Logroño

Adentrarse en ‘Existencia Unbral’ es caminar por el interior de un agujero negro. La contemplación de la obra de Demetrio Navaridas provoca fenómenos enigmáticos -más preguntas que respuestas- y al igual que sucede en los manifestaciones estelares, en su denominada singularidad, el tiempo y el espacio se detienen. Navaridas apunta a la eternidad en la colección de pinturas que presenta en el Sala de Exposiciones de la UNED de Logroño, a ese umbral, que en esta ocasión -define al artista- puede ser acceso o salida. Y ahí la analogía con el prodigio cósmico retorna en su condición de seductor de la materia que todo lo que atrae queda atrapado y jamás logra escapar, tampoco la luz. Y la luz es esencial en el proceso creativo de Demetrio Navaridas. “Porque la luz lo cambia todo

 

El artista riojano ha desarrollado el proceso creativo en ese umbral situado un instante previo a la entrada o la salida, ese breve espacio donde la vida juega a la ruleta rusa y el tiempo puede detenerse o virar imparable. Navaridas navega seguro por los límites fronterizos, mientras reflexiona -arte y filosofía- y experimenta. Navaridas es un artista con alma de científico; intelectual, ilustrado y siempre propicio a experimentar. Repetirse no es una opción; “Necesito ser el primer sorprendido por mi obra”, aseguraba en una entrevista en SPOONFUL. 

Ese afán por imbuirse en lo desconocido hasta comprenderlo ha propiciado las obras que componen ‘Existencia Umbral’, en las que ha porfiado con el papel vegetal hasta domarlo, tratándolo con diferentes ácidos, sin arrugarlo, has generar lenguas de fuego y formular las preguntas definitivas; cuestionarse a uno mismo. ¿Destruir o crear? Porque no esperen repuestas a los interrogantes que suscita la existencia -la propia y la compartida- de las obras de Navaridas, éstas tan sólo secundan la formulación de las preguntas. Deme si ofrece una pista a seguir, “el umbral de la existencia está directamente relacionado con la imposibilidad de conocer ni principio ni final”. Quizá, como en los agujeros negros, para conocer todas las respuestas antes sea preciso que una estrella muera./Javi Muro

 

* Hasta el 19 de mayo. C/Barrioceo 34 Logroño.

Suscripción a la Newsletter Enviar