2939

{CULTURA / LIBROS}

'Soy muy cronista de mí mismo'

Manuel Jabois recibe por 'Manu' el Premio Café Bretón-Bodegas Olarra de Literatura

Alguien acuñó la máxima que asegura que si un hombre supiera narrar su propia vida, escribiría una de las grandes novelas que jamás se hayan escrito. Manuel Jabois ha ganado el Premio de Novela Café Bretón con ‘Manu’, relato en el que cuenta el viaje hacia la paternidad. Pura vida. 'Manu' es su propio periplo hasta ser padre, no en vano el escritor y periodista gallego se reconoce “muy cronista de mí mismo”.

 

Las primeras frases de ‘Manu’ –“Al día siguiente de nacer mi hijo me quisieron echar del hospital”- descubren ya un estilo singular y propio, sin etiquetas. Y es que la novela de Jabois describe el último año de su vida, el embarazo de su mujer, el periodismo y sus primeros encuentros con Madrid, y lo hace con ese punzón que define su prosa. Que nadie busque un manual. “No lo es en absoluto –apunta-, ni tampoco un libro de autoayuda. El libro cuenta lo que ha pasado y huye de lugares comunes. No es exportable, cada uno vive su embarazo”.


A Jabois parece gustarle conversar, se encuentra cómodo. Los salones de Bodegas Olarra invitan a hablar con tranquilidad. Si el barroco es –como dicen- un estado de ánimo además de una técnica, la estancia bodeguera genera la atmósfera adecuada para charlar de forma relajada. El crianza de ‘Rioja’, el jamón y el queso también ayudan.


Así que acomodado en la silla estilo Luis XV, con los brazos apoyados en los brazos y las piernas cruzadas y estiradas, el autor de ‘Irse a Madrid’ reflexiona sobre la idea de que “uno escribe con todo o no escribe”, la máxima que nos apunto hace apenas un año y que con ‘Manu’ parece confirmarse. “He tratado un tema personal –describe- desde una forma atrevida de contarlo. Ha sido escribir con todo, pero con cautela. También es cierto que cuando más enseñamos y más exageramos la prosa parece que menos estás contando de ti mismo”.


‘Manu’ está escrito a modo de diario pero no lo es. “Tenía notas –recuerda- que había ido tomando; eran, antes que nada, anécdotas muy agradecidas de los primeros tiempos del embarazo”. Manuel Jabois apela a la modestia y asegura, casi a modo de justificación, que “una de las poquitas virtudes que tengo es la capacidad contar con gracia cualquier situación cotidiana”. 'Irse a Madrid' o buena parte de sus artículos confirman sus palabras.


Aplicada la virtud a ‘Manu’, “resultaba absurdo –reitera- contar un embarazo sólo porque es una historia bonita en sí; la narración de la novela se estructura desde otra perspectiva, la de una experiencia divertida”. Siempre con cierto humor e ironía, es la marca de la casa, la que aplica también a sus artículos en El Mundo. Un estilo al que Jabois no encuentra mayor misterio. “Es que dices muchas más cosas sobre la acción política y los políticos utilizando el humor; el daño que puedes hacer se mitiga, se hace más llevadero, parece menor”.


Unas crónicas que se acercan a diario a la actualidad y a sus protagonistas. “En el día a día político y social se acumulan odios y hay que atemperar las cosas y ponerse en perspectiva. Hoy hay una gran falta de respeto al ciudadano. Conozco el factor humano porque lo tengo alrededor, en Galicia, por ejemplo, con las preferentes. Hay que denunciar, sin demagogias, pero hay que denunciar”.

Una actualidad que ha provocado que el escritor visite las páginas de Economía de los diarios. “Al final, hasta yo que pasaba de largo la sección no he podido obviar las páginas económicas”.


Los artículos de Manuel Jabois ejercen también, en ocasiones, de extraordinarios perfiles de políticos y seres aledaños. “Sí, se da la circunstancia de que contamos con tramas y personajes muy pariodables”, aunque imbuido tal vez por el espíritu de alguna bebida isotónica no duda en negar la generalización y afirmar que en política “también hay almas nobles”.


Jabois califica de “bonita” la acogida de la novela en la Feria del Libro de Madrid. “Acudía –explica- con cierto miedo, con pánico por cómo resultara… ves a los presentadores de televisión con sus libros y las largas colas de gente esperando una firma y te entra temor por la respuesta que recibirás, pero luego, lo cierto, es que ha ido muy bien”.


En ese punto surge la pregunta. “¿Qué si es negativo para el mundo del libro que haya, por ejemplo, presentadores de televisión que hayan escrito libros? No. Cualquier persona puede escribir un libro y escribir bien. Un presentador puede hacerlo mejor y con más talento que un escritor escritor… sucede…”.


Hace un tiempo, Manuel Jabois comentaba que cada año escribía diez páginas de una novela. Aducía, que era hasta donde le llegaba la imaginación. Ahora ‘Manu’ ya es una realidad y la imaginación le ha dado cuerda hasta la página 125. “Es cierto –ironiza- ahora me pasa lo mismo pero mentalmente. En serio, no tengo ni idea en este momento qué es lo siguiente que escribiré”.


Durante la conversación, Manu sonríe y juega con el ‘Manu’ de papel, con el encuadernado y editado por Pepitas de Calabaza. “¿Qué si me gustaría que leyera mis artículos y la novela? Sí, claro, pero que no sea lectura obligada en la escuela”./Javi Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar