967

{CULTURA / LIBROS}

'La invasión de las bolas peludas', Luke Rhinehart y una divertida cagar de profundidad contra el sistema

El autor de 'El hombre de los dados'

De Luke Rhinehart nos hicimos fans en SPOONFUL al leer ‘El hombre de los dados’, una novela considerada ahora de ‘culto’ y uno de los cincuenta libros más influyentes de la última mitad del siglo XX. ‘El hombre de los dados’ hay que leerla. Un psiquiatra llamado Luke Rhinehart -como el propio autor- vive con su esposa e hijos en un apartamento de Manhattan, tiene una vida aburrida y sin sentido hasta que, en un momento de absoluta lucidez, encuentra el camino hacia la liberación y la vedad cuando dispone que las decisiones de su vida y la de sus pacientes vengan marcadas por el aleatorio dictado de un dado. Una vez que la vida de los personajes de la novela se empieza a regir por la caprichosa voluntad del azar, todo es posible. ‘El hombre de los dados’ es buena literatura, pero es también mucho más; mientras lees la novela de Rhinehart, y al terminar su última página, es posible que ya no seas el mismo o, incluso, no descartes haber encontrado más de un ‘yo’ en ti mismo. Es un riesgo, pero merece la pena. 

 

Convertidos en seguidores de Rhinerhart acudimos emocionados a la lectura de su siguiente novela ‘En cueros’, pero no fue lo mismo. Quizá esperábamos un ‘hombre de los dados 2’ y el autor ansiaba contar otra historia. Estaba en su derecho, por supuesto. Pero la ironía, el sarcasmo, la crítica social, el bamboleo a una sociedad acomodada (y agilipollada), ha regresado. Y tenemos que reconocer que la lectura de ‘La invasión de las bolas peludas’ ha sido un extraordinario placer. ‘La invasión de las bolas peludas’, es gamberra, chabacana, macarra, en ocasiones; rebosa humor y vida. La novela de Luke Rhinehart es capaz de trasladarte de la reflexión más profunda a la situación más hilarante jamás leída, y en ambos casos con el capitalismo, el ser humano y su desaprovechada capacidad intelectual y nuestro absurdo, incoherente e inconsciente modo de vida como hilo argumental. ‘La invasión de las bolas peludas es una de las novelas más irreverentes y, al mismo tiempo, divertidas, que hemos leído. Que nadie confunda adjetivos, ‘La invasión de las bolas peludas’ no es chanza, ni chiste, no va en broma; es una auténtica carga de profundidad contra el sistema.

 

¿Y qué cuenta ‘La invasión de las bolas peludas’? Un día, mientras faena en su pequeño barco, un pescador cínico, desencantado con su modo de vida y del mundo que le rodea, encuentra una extraña criatura, redonda y peluda, en la cubierta. Al principio, piensa que es un pez que ha saltado desde el agua apoyado en el oleaje que bambolea la embarcación. Pronto comprende que se trata de otra cosa, pero dejándose llevar por la intuición -o quizá en un acto de empatía- lo sube a su furgoneta y lo lleva a su casa.

 

Su mujer y sus dos hijos lo bautizan como Louie y se convierte en una mascota adorable y cariñosa. Pronto descubren que Louie tiene una inteligencia asombrosa, que es capaz, a través del ordenador portátil, de entrar en los sistemas del Estado, de robar miles de datos, contraseñas y desactivar las armas nucleares, incluso anular el armamento de enemigos enfrentados en guerra. Louie cambia de forma y se ríe de todo el mundo. ¿Es Louis la avanzadilla de una especie invasora que ha llegado a la tierra para?  'La invasión de las bolas peludas' es una de las novelas más divertidas que hemos leído últimamente y, al mismo tiempo, una devastadora carga de profundidad contra el sistema.

La ‘bolas peludas’ no sólo son inteligentes, sino que son capaces de acceder a los ‘más complejos sistemas de seguridad’ y desvelar secretos de Estado y de los otros, manipular cuentas, y sobre todo dejar en evidencia a la clase política, a los responsables económicos y financieros, en definitiva, a los poderosos. Pero cuidado, no creas que te vas a ir de rositas, de alguna manera las bolas peludas no paran de mostrarte con sus acciones tu responsabilidad, ‘los poderosos’ lo son y hacen y deshacen con el planeta lo que quieren por que se lo permitimos. ¿Y por que las bolas peludas han recalado en la Tierra? Por diversión. Ellos juegan y los humanos nos damos demasiada importancia mientras desaprovechamos nuestra inteligencia utilizando un porcentaje mínimo de la misma.

 

‘La invasión de las bolas peludas’ tiene dosis de ciencia ficción, mucho de comedia, y mucho de novela de acción, también de crítica social, de retratos de la sociedad aborregada del siglo XXI -los medios de comunicación tampoco se van de rositas-, y todo, con un estilo definido y cuidado, que engancha y te incita a continuar la lectura. La novela de Luk Rhinehert rebosa actualidad. Mientras concluyo esta reseña Donal Trump visita Inglaterra y les dicta a los británicos qué es lo que deban hacer para seguir siendo su aliado. Lo hace de forma maleducada y grosera, sin esconder su personalidad. Quizá para poner en evidencia qué es para el presidente de los Estados Unidos Inglaterra, haciendo buena la frase de una de las bolas peludas: "Da la impresión de que el Reino Unido tan sólo es un portaviones de Estados Unidos". ‘La invasión de las bolas peludas’ te hace reír desde las primeras páginas; pero cuidado, su lectura deja marca, tan profunda como ‘El hombre de los dados’ o incluso mayor./Javi Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar