2604

{CULTURA / LIBROS}

'No hay palabras más eróticas que otras, es la forma de decirlas'

Adriana Bañares ha coordinado 'Erosionados', antología de poesía erótica

Adriana Bañares ha coordinado ‘Erosionados’, la antología de poesía erótica editada por Origami. Escritora y poeta, Adriana estudió filosofía en Valladolid donde se inició, de alguna manera, en el mundo poético. Ha publicado los poemarios ‘La involución crítica’, ‘Engaño progresivo’ y ‘Ánima esquiva’, así como la novela breve ‘Eis’. Ha participado con sus poema en diversas antologías como ‘Viscerales’ y ‘Poetrastos’. Dice que para seleccionar a los cuarenta y ocho poetas que forman parte de ‘Erosionados’ se ha dejado llevar por la admiración. ‘Erosionados’ es una extraordinaria colección de poemas que muestran diferentes formas de ver el deseo. Un trabajo que ha compartido con la puesta en marcha de la librería, 'La plaquette'./Javi Muro


S.- ¿Qué nos encontramos si nos acercamos a ‘Erosionados’?

Bueno, es una antología de poesía erótica escrita por autores muy actuales. Una antología que se aproxima a diferentes formas de ver el deseo desde la poesía. Son cuarenta y ocho petas muy diferentes, de diferentes generaciones y de estilos poéticos muy distintos.


S.- El título, a priori, sugiere ideas diferentes. Por un lado ‘erotismo’, pero por otro también no sé si tiene alguna referencia con ‘el paso del tiempo’…

Sí, creo que juega con las dos ideas. También con la sirena y el mar que aparece en la portada, porque unos cuantos autores que aparecen en ‘Erosionados’ toman como referencia el mar y la oscuridad. Entonces existía la posibilidad de jugar con esa idea del mar que erosiona la roca y al mismo tiempo con Eros y Tanatos.


S.- ¿Cómo ha sido el proceso de selección de autores y poemas?

Me he movido sobre todo por admiración, por autores que me gustan y que consideraba que era interesantes que estuvieran en ‘Erosionados’, ya no sólo por la temática del erotismo –por ejemplo poetas como Agustín Fernández Mallo o Ana Gorría no escriben sólo poemas eróticos-, sino también por que pretendía realizar una muestra muy potente de cómo está ahora mismo la poesía. Me preguntan mucho por poetas que son más anónimos y que son autores a los que he llegado a través de internet y que publicaban sus obras de forma digital, en páginas de Facebook o blogs. Es el caso de David Zaraín, para el que sí el erotismo es un tema muy recurrente en su poesía; o Sara Gutiérrez Santamaría, que también tenía un blog de poesía erótica pero ésta es su primera publicación en papel. Además, el Colectivo de Poesía al que pertenecí mientras estudiaba en Valladolid me permitió conocer a muchos poetas como, por ejemplo, a Sara R. Gallardo, Jesús Carrasco, Isabel Escudero de la Calle, Javier García, que son poetas que pertenecen a este grupo. También aparecen textos de poetas como Luis Antonio de Villena, poetas versátiles.


S.- Un trabajo exhaustivo de búsqueda de poetas y de poemas…

Sí, pero no ha sido muy complicado tampoco porque me muevo mucho en el mundo de la poesía. Por ejemplo, los contactos que tengo en las redes sociales son, en gran parte, de este mundillo. En ese sentido, ha sido muy importante internet.


S.- ¿Qué tiene que tener un poema para ser erótico?

Tiene que ser algo sutil; que esté más cerca del deseo y la fantasía que del sexo. No es el camino de la denominada ‘poesía sucia’ –más relacionada con la pornografía. Lo que les pedía a los autores es que me contaran sus fantasías. Poemas muy sutiles…
S.- ¿Qué es el erotismo para ti?

Buena pregunta…  cada persona lo entiende de forma diferente. Como decía Batielle, el erotismo es la aprobación de la vida hasta la muerte. Lo que diferencia el erotismo de la pornografía, que es algo más explícito, es que es más trascendental y se basa más en lo que no pasa, en el deseo, en la fantasía, en la ensoñación. Los poemas que recoge ‘Erosinados’ encajan en esa definición.


S.- ¿Existen palabras más eróticas que otras?

Creo que tiene que ver más con la manera de decirlas, no hay unas palabras más eróticas que otras. De igual manera, se puede ver erotismo en cualquier lugar no sólo en la lencería o la ropa interior o el fetichismo.


S.- Leyendo tu libro ‘Ánima esquiva’ puede decirse que tu poesía también es muy sugerente. ¿La calificarías de erótica?

Yo no considero que mi poesía sea erótica, pero sí que me lo han comentado a veces. Es que no escribo desde un planteamiento de un tema sino que va surgiendo, soy muy impulsiva, muy pasional. ‘Ánima esquiva’ no es un todo, es una recopilación de poemas que veía que encajaban. Vi que los podía reunir por su temática, pero los escribí cada uno por separado y sin una intencionalidad.


S.- Hay una especie de moda de literatura erótica. ¿Encaja ahí ‘Erosionados’ o son caminos diferentes?

Son caminos totalmente diferentes. Estos libros que tan de moda se han puesto yo nos los consideraría literatura erótica, son novelas en las que predomina el sexo. Creo que los lectores de ’50 Sombras de Grey’ no tienen nada que ver con los de ‘Erosionados’, son diferentes. De entrada porque ‘Erosionados es poesía’ y después porque creo que son formas diferentes de abordar un tema.


S.- ¿Cómo recomendarías ‘Erosionados’?

Creo que es una buena manera de conocer y descubrir la poesía actual y que en cuarenta y ocho autores, muy diferentes entre ellos, seguro que van a encontrar poemas con los que se van a identificar. Son cuarenta y ochos modos diferentes de abordar el erotismo desde la poesía. Es fácil que un lector que nunca se haya acercado a la poesía se sienta atraído.
S.- El libro, el blog, existe un gran movimiento por las redes sociales con 'Erosionados'… y todo con un toque ‘vintage’ en la presentación de las imágenes que acompañan…

Es un recurso estético, pero resulta muy curioso que cuando pasa el tiempo lo que hace años –una imagen, por ejemplo- era visto como pornográfico o muy explícito, ahora lo vemos hasta con cierta ternura. Me gustó la idea de darle al blog esta estética vintage, con imágenes de los cincuenta y anteriores, porque le quita la agresividad que puede tener una imagen actual.


S.- ¿Qué te llevó a escribir? Poesía y narrativa…

Escribo desde hace muchísimo tiempo, empecé con unos relatos breves y cuando comencé la carrera inicié un blog y allí colgaba reflexiones muy espontáneas, muy viscerales. Yo nos las consideraba poesía ni mucho menos, pero un día Javier García Rodríguez, que es el fundador del colectivo de poesía de Valladolid se puso en contacto conmigo porque Juan Bonilla quería hacer una antología de poesía relacionada con la idea de las nínfulas y estaban buscando para cerrar la edición a una poeta joven, actual, jugando con la idea de lolita. Javier García encontró en mi blog un texto que no tenía intencionalidad poética ni mucho menos, pero le parecía que era perfecto para cerrar la antología. Fue a raíz de entrar en contacto con Javier García Rodríguez cuando di continuidad a la escritura.


S.- Y poco a poco hasta la antología de poesía erótica ¿Cómo surgió el proyecto de coordinar ‘Erosionados’?

Bueno, fue una idea de la editorial Origami que inicialmente había planteado un proyecto diferente, de poesía también, pero de un carácter más pornográfico. El título era ‘Porno. Antología de los poetas calientes’. El proyecto fue pasando por diferentes manos y al final llegó a mí. Me lo propusieron porque ya había publicado dos libros con Origami. Les dije que me parecía muy bien, que me hacía cargo de la edición de la antología pero que yo no quería algo sexual. Ya estaba cansada de la poesía sucia de la que había habido un boom entre 2006 y 2008, aproximadamente. Quería hacer algo más sutil, más ligado al deseo que la sexo en sí. Al editor le pareció bien y surgió ‘Erosionados’.


S.- Y ahora… ¿sigues escribiendo?

Sí, sigo escribiendo pero la librería me lleva mucho tiempo. Me quiero centrar en una obra que he empezado a escribir, esta vez es narrativa…

Suscripción a la Newsletter Enviar