2923

{ENTREVISTAS}

Pasen y vean, el amor por el circo de dos artistas en busca del más difícil todavía

La Casa de la Imagen acoge la muestra 'Payasos' del fotógrafo Alfredo Tobía y el pintor Luis Burgos

Dos logroñeses aúnan imaginación, saber y buen hacer, en un proyecto expositivo, que ha convertido la sala de exposiciones de la logroñesa Casa de la Imagen en un auténtico circo. Alfredo Tobía: enamorado del circo, payaso sin nariz roja, realizador de documentales sobre payasos, "fotógrafo acostumbrado a vencer la ley de la gravedad, en esta ocasión ha colocado a los payasos en una atmósfera etérea, cazando la eternidad", es una de las patas del proyecto, describe el fotógrafo y director del centro cultural, Jesús Rocandio. La otra es Luis Burgos: enamorado de la vida y de las personas, "artissta figurativo, colorista, nos ha enseñado en su obra la fuerza expresiva de los sentimientos. Cada uno de sus payasos te interroga, te fuerza al diálogo como sin quererlo, como siempre hicieron los payasos que indagan en nuestros pensamientos", explica Rocandio. 

Las fotografías de Tobía han servido para que Burgos despliegue su lenguaje como nunca lo había hecho. "Esas imágenes tomadas en un plató improvisado, en el interior de un camión, saltan a la pista de un espacio que cada espectador construye. Tobía, payasos, color, Burgos, eternidad, Alfredo, convertirse en niño, Luis, cariño, luces, soñar; motivos para compartir arte y belleza, tan necesarias en este mundo feo que nos toca transitar".

'Pasen y Vean', como dice n el escritor y periodista logroñés Marcelino Izquierdo.

 

Allá por el año 2016, durante el Festival Internacional de Payasos de Cornellá (Barcelona) ‘Memorial Charlie Rivel’ –muy cerca de donde nació el mejor clown de nuestra historia–, el fotógrafo y polifacético creador Alfredo Tobía inmortalizó a más de 60 bufones, en un estudio montado en un tráiler del circo, junto a la gran carpa. Cada payaso se colocaba frente a la cámara desde el mismo plano general, el mismo eje, y en posición hierática, eliminando de su rostro el histrionismo y planteando el dilema: ¿Reír o no reír? 

La serie quedó guardada en un cajón, hasta que años después surgió la magia. Todo se precipitó el pasado verano, almorzando junto a su gran amigo Luis Burgos, en la casa del pintor de Varea. Aparte de otras mil cuestiones, a Alfredo Tobía y a Luis Burgos les une desde siempre el mundo del circo, cada uno en su disciplina, a través de funambulistas, pierrots, colombinas, siempre plasmados por el autor logroñés desde su ilusionismo y su perspectiva onírica.

 

Como por arte de birlibirloque comenzó a brotar el casting, la coreografía, el guion, la dirección de actores... hasta elegir 12 payasos, número que simboliza la perfección absoluta: los 12 apóstoles, los 12 dioses del Olimpo, las 12 tribus de Israel o los 12 meses del año. (Una aventura que arrancó en un mega camión circense y llegó a la meta tras una larga estancia de Luis Burgos en un palacio medieval de Cellorigo, al abrigo de los montes Obarenes.)

 

Burgos hizo suya cada instantánea, como si aplicara una prodigiosa capa de Photosohop, taumatúrgicamente preñada de sus colores, de su expresividad, de su imaginación, de su inconfundible estilo, hasta el punto de que lienzos, fotografías y payasos son uno y trino a la vez.

¡Pasen, vean y disfruten!

 

/SPOONFUL

 

Exposición:

Fechas de exposición :                 del 27 de enero al  3 de febrero de 2023

Horario: de lunes a viernes :         de 18:00 a 20:30h.

Visitas concertadas:                       info@casadelaimagen.com



Autor: Javier Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar